Wenger abre debate y la FIFA insiste: Mundial cada dos años

Por Andrea Caro Martínez

El francés Arsene Wenger reactiva la propuesta que revolucionará todo el mundo del fútbol. Impulsa y protege la idea de organizar la Copa del Mundo cada dos años.

Wenger sustentó en Doha la necesidad reducir la tensión sobre los jugadores y la cantidad de encuentros internacionales, además de mejorar la calidad del espectáculo y acrecentar los ingresos a distribuir entre las federaciones, como africanas, asiáticas y sudamericanas.

«Las Copas Mundiales más frecuentes significan más oportunidades para que los países participen. Los grandes jugadores quieren jugar grandes partidos. Todo jugador sueña con jugar en las mejores competiciones. Y son los viajes repetidos del calendario actual lo que es más perjudicial que la cantidad de juegos», dijo Wenger.

La FIFA busca concretar esta noción a fin de año. Sin embargo, las votaciones de las 211 asociaciones puede que no se lleven a cabo antes de mayo.

Wenger se unió a Ronaldo, Tim Cahill, Peter Schmeicel, para promover la iniciativa de jugar el gran campeonato de fútbol cada verano de los años pares, mientras que los torneos continentales se jugarían en los impares. La FIFA mantendrá el Mundial de Qatar 2022, Eurocopa 2024 en Alemania, la Copa del Mundo 2026 (Estados Unidos, México y Canadá).

Asimismo, propone que el proceso de eliminatorias, en el caso de Suramérica, se reduzca de seis a siete partidos cada octubre, o divididos entre octubre y marzo. Con el fin de reducir los largos viajes que tienen que recorrer los jugadores en los cuatro años.

«No habrá más que antes porque a los futbolistas las selecciones les convocarán menos veces. Además, se fijaría un periodo de descanso obligatorio para los jugadores de 25 días como mínimo después de las fases finales», explicó el francés.

Las voces de la oposición

No obstante, los mayores opositores son la UEFA y la Conmebol, por los movimientos económicos y el talento futbolístico que manejan.

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, juzgó esta iniciativa como “imposible” y argumentó que aumentar la frecuencia del campeonato “diluiría a la joya del fútbol”.

«Podemos decidir no jugar. Por lo que sé, los sudamericanos están en la misma línea, por lo que buena suerte con una Copa del Mundo así», aseveró Ceferin.

Por otro lado, la Conmebol manifestó su rechazo y sustenta que esta propuesta desnaturaliza la importancia de la competencia más grande del fútbol y que este encuentro posee unas dinámicas y atractivos propios. Y aseguró el problema de arreglar el calendario internacional de competiciones.

“La idea es reunir a los futbolistas más talentosos, los técnicos más destacados y los árbitros más capacitados para determinar en una competencia leal y justa cuál es la mejor selección del planeta”.

Conmebol.

el Foro Mundial de las Ligas (WLF) prometió oponerse a este proyecto, afirmando que los intereses de la FIFA ponen en detrimento la economía del deporte y la salud de los jugadores.

Los jugadores deben tener voz y voto

Sergio Busquets también manifestó sus recelos sobre el tema: «Tenemos poca voz en todo esto, pero creo que va a ser muy difícil. Va a haber un momento en que el jugador va a explotar y hay que sentarse y valorarlo todo desde muchos puntos de vista y no solo desde el querer más».