En el partido de Sevilla contra Salzburg los protagonistas fueron los penaltis

Por Azael Alvarado Suárez

El partido en el que Sevilla recibió en su estadio al Salzburg por la UEFA Champions League, terminó con datos atípicos en el fútbol. El árbitro pitó 4 penales en solo 36 minutos, de los cuales 3 fueron para el visitante y 1 para el local. El partido terminó 1 a 1 y con un sabor agridulce en los jugadores del equipo local. Ivan Rakitic, jugador del Sevilla, se refirió a lo sucedido:

“No podemos hacer tres penaltis en la Champions, tenemos que aprender de eso. Creo que es un récord, tres penaltis en 36 minutos, creo que nunca me había pasado» declaró.

En el primer tiempo fueron pitados los 4 penaltis, 3 para el equipo visitante y de los cuales solamente convirtió 1. Para el equipo local también hubo un penal que Rakitic envió al fondo de la red y que fue el empate para el Sevilla. Para el segundo tiempo las cosas se iban a complicar más para los españoles.

Sumado a lo anterior, el equipo local vio como el árbitro le mostró la tarjeta roja al jugador Youssef En-Nesyri en el minuto 50, dejando al equipo con solo 10 hombres por casi todo el segundo tiempo. De esta manera fue mucho más difícil poder ponerse arriba en el marcador y ganar el encuentro. Por ello, para los jugadores del club español el empate fue agridulce, aunque estaban de locales el partido fue lleno de dificultades.

¿Qué viene para el Sevilla en la Champions?

El próximo duelo del equipo español será el próximo 29 de septiembre cuando visite al Wolfsburg en Alemania. Partido donde espera sumar y componer su camino en la primera ronda de la UEFA Champions League.