Sergi Barjuan apeló al «sentimiento culé» para enfrentar al Dinamo

Por Andrea Caro Martínez

Sergi Barjuan, técnico interino del primer equipo del Barcelona, se estrenó ayer con su primera victoria en Champions League frente al Dinamo de Kiev.

En Ucrania y con gol de Ansu Fati, el equipo azulgrana mantuvo la posibilidad de pelear octavos de final, cuando faltan dos jornadas de fase de grupos. El estratega español contó detalles de la charla previa al enfrentamiento.

Su estrategia: apelar a los sentimientos para asumir el encuentro como una auténtica final.

«Como culé que soy, les dije que era un partido muy importante para el club. Había muchos de la cantera y creo que lo han entendido perfectamente. El sentimiento tenía que ser de club, de hacer fuerza todos porque si ganábamos dependíamos de nosotros, y dependemos de nosotros. Que pasase lo que pasase al menos nos fuésemos todos al vestuario y nos mirásemos todos habiendo sudado. Después el resultado ya es una cosa añadida. Les he empujado en este sentido, el del sentimiento, el de ‘vamos que seguro que lo conseguimos, no hemos ganado aún fuera de casa, a ver si lo conseguimos»…

La mentalidad de Sergi Barjuan era ganar como fuera: «por lo civil o por lo criminal». Confirmó que horas previas al encuentro había mucha tensión, y como la fisionomía de la cara cambia. Esa fue una de las razones por las que declamó tan sentido discurso. Y aunque, no sabe si terminará la semana en Vigo o en el Johan Cruyff, trabajará como si fuera su club por el amor al Barça.