Como un niño pequeño: Las lagrimas del pistolero en el do Dragão

Por Andrea Caro Martínez

Llorando como un niño pequeño, salió Luis Suárez del importante y decisivo partido que enfrenta el Atlético de Madrid contra el Porto. En Do Dragao, el delantero sufrió una molestia muscular y fue sustituido por Cunha.

El brasileño fue el encargado de reemplazar en el ataque en un equipo que no llega a atacar al equipo local. Sin ideas ofensivas los colchoneros tratan de no devolverse con las manos vacías.

La frustración de saber que tu equipo necesitas de tus cualidades y la importancia de la victoria en el área anímica y para permanecer en competencias continentales, tienen a Suárez en el banquillo lamentando lo ocurrido.

El Atlético mantiene su esquema 5-3-2, donde Cunha y Griezmann son la dupla goleadora que tendrá que sacar la cara por el equipo.