El regreso del Cúcuta Deportivo hizo feliz a la Dimayor

Con la resurrección del Cúcuta, no solo sus aficionados celebraron su regreso, la Dimayor también se emocionó por la noticia.

Por Santiago Rangel A.
Dimayor

Con el anuncio oficial que se presentó este miércoles, el regreso del Cúcuta Deportivo al fútbol colombiano, es un hecho. Los aficionados al «Rojinegro» celebraron que el equipo de sus amores está allí para quedarse. Tal es la importancia de su retorno, que incluso desde la cúpula administrativa del fútbol nacional se recibió con alegría la noticia.

Fernando Jaramillo, presidente de la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor), afirmó que la vuelta a la vida del Cúcuta es excelente para el balompié nacional:

Yo he venido compartiendo con ellos desde el punto de vista deportivo y administrativo, Cúcuta es una gran plaza para el fútbol colombiano por lo que representa socialmente. Esto ha sido todo un proceso que tiene un componente jurídico muy importante, el Cúcuta Deportivo ha nombrado a un gran Gerente, que es Eduardo Silva Meluk y tiene un proyecto interesante».

Fernando Jaramillo – Presidente de la Dimayor.

No todo es color de rosa

El barco del Cúcuta regresó a la superficie, pero el óxido que lo dañó, no se quita. José Augusto Cadena, señalado como el culpable principal de la desaparición del equipo, por incumplimientos económicos, seguirá ejerciendo como el propietario del club.

Para Fernando Jaramillo, esto no es ningún problema, el dirigente reconoció la labor del empresario y afirmó que la Dimayor les tendrá un ojo encima:

«José Augusto Cadena independientemente de lo que se pueda pensar de él ha hecho un esfuerzo grande por ese club y ha hecho una inversión importante. Desde el punto de vista administrativo hay una nueva etapa y la DIMAYOR la está apoyando. Un proyecto bien manejado con un buen esquema y su directiva nueva, más la gran plaza, seguramente les asegurara el éxito»

Fernando Jaramillo – Presidente de la Dimayor.

¿Cómo se dará el regreso del Cúcuta?

«Los motilones» volverán a jugar al fútbol profesional en la segunda división, mejor denominada «La B de Colombia». Allí tendrán que iniciar desde ceros para conseguir una plaza en la máxima categoría. En su totalidad su camino sería el siguiente: deberán jugar todo el torneo, ubicarse en los puestos de ascenso, clasificar a los cuadrangulares semifinales y hacerse con el título de segunda.

El proceso no parece tan fuerte para un histórico de Colombia, sin embargo, a falta de experiencia competitiva les podría tomar un buen tiempo para ser candidatos al asenso. La figura elegida en el banco para iniciar este nuevo ciclo es el exfutbolista Aquivaldo Mosquera, quien iniciará oficialmente su carrera como entrenador.

También le puede interesar: Mundial a la vista, la selección Colombia femenina Sub-20 sacó la cara.