[VIDEO] Patadón impune de Richarlison, el Liverpool-Everton más caliente

El delantero brasileño agredió bruscamente a Jordan Henderson del Liverpool, la patada fue de expulsión, pero solo vio la amarilla.

Por Santiago Rangel A.
Liverpool

En la cerrada victoria del Liverpool frente al Everton, por la jornada 34 de la Premier League, uno de los aspectos que causó protagonismo en el partido, no fue el fútbol mismo, sino la agresividad, en varios casos desmedida, que demostraron los jugadores dentro del terreno de juego.

El árbitro central Stuart Atwell, perdió la autoridad del partido rápidamente, ambos bandos entraron con fuerza hacia el rival y durante el encuentro, el colegiado no acertó en las varias decisiones cruciales que subieron la temperatura entre ambos equipos.

En la primera parte del partido, se dio la primera acción que despertó la ira del Liverpool. Justo antes del descanso, el mediocampista del Everton, Abdoulaye Doucouré, le envió un patadón a Fabinho. Al ver la fuerza del contacto, se formó una discusión dentro del campo que casi termina en una batalla campal. Desde ese punto, el respeto por el contrario se desvanecería.

En total se sancionaron 12 faltas, de las cuales 7 de ellas representaron tarjeta amarilla para algún jugador del partido, dejando el encuentro en la historia de los Derbys como uno de los más «agresivos». Más de la mitad de las faltas fueron lo suficientemente peligrosas como para ser dignas de amonestación. Sin embargo, una de ellas tenía más tinte rojo que amarillo.

También le puede interesar: [VIDEO] Robertson mantiene viva la Premier en el Liverpool-Everton.

Los árbitros le sonrieron a Richarlison

Al minuto 90+1 con el partido perdido, Richarlison no controló su desesperación e impotencia y golpeó fuertemente al capitán del Liverpool, Jordan Henderson. En la jugada ambos fueron a disputar un balón, el mediocampista «Red» cometió falta sobre el brasileño, a lo que el jugador, en el suelo, soltó una patada con los botines arriba en toda la tibia del inglés.

Inmediatamente la afición y el equipo local hicieron ver su descontento sobre la acción, sin embargo, para el juez central Atwell, su comportamiento antideportivo no fue suficiente como para mostrarle la tarjeta roja.

Vea la patada desmedida que Richarlison le propinó a Henderson: