Barça en la búsqueda de un delantero ‘top’: vuelve el interés por jugador

Barcelona sigue adelantando varias negociaciones que intentan armar el proyecto deportivo para Xavi Hernández de cara a la próxima temporada.

Por Andrés Meza

Barcelona vuelve a despertar interés en un jugador que estuvo apunto de vestir los colores culé antes de llegar a Juventus. Los azulgrana han empezado a mover sus fichas para estar preparados en el próximo mercado de verano. Todo indicaba que Robert Lewandowski sería el mejor candidato, pero esta semana regresó el interés por un jugador desde Italia.

Barca regresa a la carga para hacerse con los servicios de Álvaro Morata. El conjunto azulgrana sigue esperanzado en poder firmar a un delantero de talla mundial para la próxima temporada. Pero la Juventus de Turín no le dejará tan fácil la salida al jugador e intentará convencerlo de quedarse y firme por más temporadas.

Álvaro Morata vuelve a estar en la agenda del conjunto catalán. El Barcelona tiene como prioridad encontrar a un delantero que brinde garantías y refuerce al ataque ofensivo del equipo que dirige Xavi Hernández. Pese a la apretada situación económica el Barca tiene a varios deseos con los que pretende no gastar más de lo necesario.

Según el medio ‘Tuttosport’, Barcelona habría retomado los contactos con la Juventus por Álvaro Morata. Sin embargo, la ‘Vecchia Signora’ no se convence del todo si desembolsar 35 millones de euros para hacerlo de su propiedad, tras el intento fallido en el pasado mercado invernal. No obstante, el futbolista sigue perteneciendo al Atlético de Madrid.

El jugador Álvaro Morata se siente cómodo con Juventus

Morata ha expresado su amor por Turín en más de una ocasión. Lo demostró en la pasada temporada cuando tuvo para decidirse entre Barcelona y Juventus. El delantero ha participado en 45 partidos en lo que va de campaña, siendo clave en los planes del técnico Allegri. Además, ha `podido anotar once tantos y repartir siete asistencias.

Esta noticia le puede interesar: Barça pone en espera a Koulibaly: el Nápoles impone condiciones