The ‘emocional’ one: Mourinho no contuvo sus lágrimas al pasar a otra final

Bellas imágenes, el entrenador, José Mourinho, no dudó en demostrar sus emociones al alcanzar con la Roma la final de la Conference League.

Por Santiago Rangel A.
Mourinho

El fútbol tiene sus propias maneras para enviar mensajes y para José Mourinho, la clasificación a la final de la Conference League fue uno de ellos. En los últimos años, algunos ya le ponían fecha de expiración a la carrera técnica del portugués, su paso por el Tottenham afectó duramente su éxito, pero típico de él, con la Roma volvió a callar bocas.

El conjunto italiano venció por la mínima diferencia (1-0) a Leicester City en el partido de vuelta de las semifinales del tercer torneo más importante de Europa. El tanto tempranero de Tamy Abraham puso a celebrar a todos los presentes en el Estadio Olímpico y con el pitazo final, el lado más sensible de José Mourinho salió a la luz.

Desconsolado, el estratega de 59 años de edad sacó todas sus emociones tras alcanzar, de nuevo, una instancia definitiva en un torneo continental. Acompañado de su cuerpo técnico se unió en un abrazo de puro sentir del deporte.

Vea la emotiva reacción de José Mourinho al finalizar el encuentro frente a Leicester City:

También le puede interesar: Pagan por remontar, la millonada que acumula el Madrid en Champions.

Octava final europea

Esta nueva final se convirtió en la número 8 que Mourinho alcanza a nivel continental en toda su carrera. Ya acumula dos finales de Liga de Campeones, con Oporto e Inter de Milan; dos de Liga Europa, con Oporto y Manchester United; y tres Supercopas de Europa. Además, se puede convertir en el primer director técnico en la historia en levantar la Champions League, Europa League y Conference League.

Las cosas del «special one». Tras la eliminación del Atalanta frente al Leipzig en la Europa League, la Roma es el único equipo italiano con opciones de levantar un título continental este año. La última vez que esto sucedió fue en el 2010, cuando el Inter se coronó campeón de la Liga de Campeones, bajo el mando del propio timonel luso.