Golpe para Argentina y Brasil, deberán jugar el «Superclásico» obligados

El Comité de Apelación de la FIFA ratificó la decisión de que Argentina y Brasil deben jugar su partido pendiente de eliminatorias.

Por Santiago Rangel A.
Argentina

Luego de analizar los recursos presentados por la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) y la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), el Comité de Apelación de la FIFA, confirmó que Argentina y Brasil deberán jugar su partido pendiente de eliminatorias. El encuentro se disputará el próximo 22 de septiembre en un estadio a confirmar.

Una vez conocida la decisión del Comité, la AFA anunció que solicitarán los fundamentos de esta decisión y que recurrirán a la última instancia necesaria para no jugar el encuentro. Esto quiere decir que llevarán el caso hasta el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) donde esperan recibir mejores noticias.

Ambos seleccionados se niegan a disputar el encuentro debido a que el resultado de este no les afecta en su clasificación a la cita orbital y es un gasto extra que no ven necesario.

El único aspecto en el que se suavizaron las medidas fue en el económico, la FIFA decidió reducir la cantidad de dinero que deberán pagar ambas partes por lo sucedido:

  • Rebajar a 250 000 CHF la multa impuesta a Brasil como consecuencia de las infracciones en materia de orden público y seguridad;
  • Rebajar a 100 000 CHF la multa impuesta a Argentina por haber incumplido sus obligaciones relativas a los preparativos y la participación en el encuentro.

Todo el embrollo comenzó el 5 de septiembre del 2021, cuando la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil irrumpió en el terreno de juego mientras que Brasil y Argentina jugaban, para sacar del campo a los jugadores Emiliano Buendía, Emiliano Martínez, Giovani Lo Celso y Cristian Romero, por no cumplir con las reglas de aislamiento establecidas.

También le puede interesar: De tenerlo todo a nada, el Villarreal no jugará la próxima Champions.

Nuevas sanciones de la CONMEBOL

Aparte de la decisión de Apelación, el máximo organismo regulador del fútbol sudamericano, la CONMEBOL, anunció las nuevas cifras gigantescas que deberán pagar los clubes en caso de que algún aficionado incurra en actos discriminatorios.

La sanción aplicará en los torneos continentales (Copa Libertadores y Sudamericana) con el objetivo de disminuir, hasta el punto de desaparecer, toda esta clase de actos. La nueva norma aumentó la multa de 30.000 dólares a 100.000 por cualquier tipo de acción que atente contra la dignidad humana de una persona.

El aumento de esta sanción se da en contexto de los actos que han cometido los argentinos (Boca Juniors y River Plate) contra los brasileños (Fortaleza y Corinthians), donde les han lanzado «bananos» e imitado movimientos de simios a modo de acto racista.