Estrella del Chelsea no está contenta en el club y Tuchel le abrió la puerta

Thomas Tuchel quiere seguir contando con el jugador, pero no puede cumplir sus deseos. El futbolista quiere irse del Chelsea.

Por Ricardo Vega G.
Chelsea

La temporada recién termina y el Chelsea tiene varios inconvenientes. Dos jugadores ya tienen las maletas en la mano para viajar a sus próximos destinos en el mundo del fútbol. Andreas Christensen se marchará al FC Barcelona, mientras que Antonio Rüdiger tiene todo listo para ser presentado en el Real Madrid, ambos clubes de la Liga de España.

Lo cierto es que a estos dos futbolistas se les podría unir uno más. Este jugador llegó al equipo hace algunos años y lo que parecía ser un movimiento determinante para el club, no lo ha sido. Las lesiones, los pocos minutos en cancha y los pocos aportes que ha hecho han llevado al equipo a replantearse su futuro en la institución de Stamford Bridge.

Hakim Ziyech llegó al Chelsea procedente del Ajax. El marroquí fue uno de los jugadores que pidió Frank Lampard para potenciar al equipo. Las lesiones lo empezaron a molestar y ahí todo comenzó a frustrarse para el futbolista. Ahora bajo el mando de Thomas Tuchel, el extremo ha estado intercalado entre el banco de suplentes y el once inicial, pero él desea jugar más tiempo.

Ante esto, Thomas Tuchel y la directiva del equipo han decidido darle fin a todo y venderlo en el mercado de verano próximo. Aún no se sabe a dónde podría ir, pero buscaría un lugar donde le den prioridad a jugar casi siempre. Chelsea espera recibir mínimo 40 millones de euros para dejarle salir, pues de esta manera recuperarán un poco de lo invertido en él.

Chelsea no deja de pensar en Jules Koundé

El equipo ‘blue’ quiere y necesita reforzar la parte defensiva del equipo. Las salidas de Christensen y Rüdiger lo tienen en vilo, por lo que necesita un central de peso. Desde el pasado mercado, Chelsea ha estado intentando la compra del francés Jules Koundé, quien juega actualmente en el Sevilla de España. No obstante, los españoles le han dado un precio muy grande, pero parece que los nuevos dueños están decididos a hacerlo realidad. ¿Llegará?