Liverpool despidió a Loris Karius, su verdugo de la Champions

El Liverpool le dio el último adiós a Karius. Se va con la carga de haber sido el responsable de la derrota en la final de la Champions del 2018.

Por Santiago Rangel A.
Liverpool

4 años después de esa fatídica noche en Kiev, donde Liverpool cayó por 3-1 ante el Real Madrid en la final de la Champions League, Loris Karius cerró uno de sus capítulos más dolorosos en su carrera como futbolista. Hoy, el Liverpool anunció la terminación contractual con el guardameta, quien se va del club de Merseyside con una deuda bastante grande por pagar.

Desde esa final, Karius nunca volvió a ser tenido en cuenta como portero del equipo «red», ni siquiera como suplente. Se fue de préstamo al Besiktas en el 2019 y al Unión Berlín en 2020 con la esperanza de volver a retomar su confianza en el terreno de juego y regresar a los planes de Jürgen Klopp, sin embargo las cosas no se dieron así y ahora es tiempo, para él, de mirar nuevos horizontes.

A comparación de Divock Origi, quien también sale del club y recibió varios homenajes por parte del equipo en sus redes sociales, el Liverpool decidió anunciar la salida de Karius por medio de una lista donde menciona otros nombres de jugadores que se van. Con 28 años, el portero teutón buscará como agente libre algún club que quiera acogerlo bajo sus brazos.

También le puede interesar: Competencia para Luis Díaz: los 3 fichajes de peso que hará Liverpool este verano.

La final que le costó su carrera

Fue el 26 de mayo de 2018 el día en que Loris perdió cualquier oportunidad de un brillante futuro con el club de Anfield. Toda la temporada se había destacado por ser un portero fiable y seguro, fue uno de los principales actores para guiar al Liverpool a la ansiada final de la Champions, pero esa noche todo se tornó oscuro para Loris.

Durante el encuentro el guardapalos alemán sufrió un choque con Sergio Ramos durante una disputa de balón donde se golpeó la cabeza, según contó el propio arquero, este le causó una contusión que no le permitió estar concentrado el resto del partido. Desde ese punto todo se derrumbó para el equipo inglés, al minuto 51 no se dio cuenta que Benzema estaba cerca de él y le regalo la pelota para que empujara el 1-0, luego Gareth Bale le marcó de chilena el 2-1 y para terminar de completar su calvario, al 83′ Bale disparó fuera del área un tiro fácil de controlar, pero Karius dejó que la pelota se colara para el 3-1 final al intentar despejar con sus puños.

Ese fue su último partido oficial con el Liverpool, cuatro años después se despide con la cabeza baja y un peso en su espalda que solo podrá liberar otra nueva oportunidad en su carrera.