Neymar se planta: la millonaria razón por la que no abandonaría PSG

El PSG le comunicó a Neymar que no cuenta con él para la próxima temporada, pero habría una razón por la que el brasileño se quedaría.

Por Andrés Pesca
Neymar

Luego de haber garantizado la continuidad de Kylian Mbappé, el mundo PSG sigue moviéndose ya que una de sus figuras podría dejar el equipo, siendo este Neymar.

El extremo brasileño desde que llegó a Paris no se le ha visto el nivel que se le conoció en el Barcelona, por lo que el conjunto parisino no vería con malos ojos desprenderse del jugador.

Por lo que el brasileño sería de los damnificados por la renovación del delantero francés, ya que el cuadro parisino plantea hacer una reconstrucción de su plantel por lo que salir de una de sus figuras estaría bien.

Esta semana se confirmó lo que era un secreto a voces, el PSG le ha dicho al futbolista brasileño que no contara con él para la siguiente temporada, ya que no entra en los planes del nuevo proyecto.

También le puede interesar: Ni regresa al FC Barcelona, ni se queda en PSG: futbolista definió su futuro

La directiva del conjunto parisino esta muy molesta porque se hizo una inversión grande en el jugador y este si bien ha dado réditos en lo económico, en la cancha no se le ha visto en buen nivel.

Por lo que ven con buenos ojos salir del futbolista, la cuestión es que hay una millonaria razón por la que el jugador se ha plantado y no quiere abandonar la institución.

El PSG le adeuda a Neymar 200 millones de euros de su contrato, por lo que el brasileño no quiere renunciar a ese dinero y no saldría del club a menos que la directiva trabaje en un acuerdo de pagos para deshacerse del jugador.

Neymar tiene varios pretendientes

Otra de las razones que dificultan que el brasileño abandone París es la ficha tan alta que tiene, ya que ningún club en el mundo estaría dispuesto a pagarle todo el salario al futbolista.

Por lo que en el PSG se han plantado cederlo y pagar la mitad de su salario, cosa que ha llamado la atención de clubes como la Juventus o el Chelsea que con su nuevo dueño quiere romper el mercado.