Oblak y la desgarradora historia de sus inicios en el fútbol

El arquero del Atlético Madrid, Jan Oblak, contó en una revista para "France Football" lo duro de sus inicios en las canchas.

Por Luis Lora
Jan Oblak habló de sus inicios en el fútbol

Jan Oblak es uno de los mejores porteros de la actualidad. Sus actuaciones cpon el Atlético de Madrid lo pusieron en la retino de todos los amantes del fútbol. Un guardametas seguro y determinante siempre dispuesto a ayudar a su equipo cuando más lo necesita. En una entrevista con «France Football», el esloveno contó com fue ese duro inicio de si carrera, antes de que todos lo conocieron en el club «colchonero».

El jugador habló de sus inicios en Eslovenia y de la dura etapa en el fútbol de Portugal. Pero todo esto lo marcó y le ayudó a quién sería hoy. «En Eslovenia solo jugué un año en el primer equipo y fue como un sueño…Fue difícil. Sobre todo la primera cesión (al Beira-Mar, con el que jugó dos partidos en la 2010-11) Cuando ves que estás ahí sólo para hacer números, es difícil». Explicó el gran arquero del «Atleti».

Te puede interesar: [Vídeo] Quedó en la retina de todos: el fallo del futbolista de 100 millones que compró el Liverpool

«Recuerdo haber jugado de lateral derecho durante la pretemporada… Iba de cesión en cesión y a veces los entrenadores ni siquiera sabían si era portero o delantero. Este cambio de estatus fue difícil de aceptar. El período más difícil fue el préstamo a Leiria. En aquella época, el fútbol portugués atravesaba una auténtica crisis. Hubo cortes de luz, duchas frías. Incluso jugamos un partido del campeonato con siete futbolistas de campo por culpa de los impagos. Pero al menos volvía a jugar, y no de lateral derecho».

La infancia de Jan Oblak

«Desde que tenía diez años y siempre que mis padres trabajaban, solía ir a entrenar en bicicleta. Así que regularmente recorría 50 kilómetros. Cada vez quería batir mi récord. Aunque eso significara llegar agotado, casi sin poder entrenar porque mis piernas estaban ardiendo«. Desveló el guardametas.

«Esto refleja mi personalidad. Siempre estoy trabajando, siempre quiero progresar. Quizá suene demasiado exagerado a algunos, sobre todo cuando no entrenaba bien y Bozo Skerl, el entrenador que más significó para mí durante mi formación, me pedía que me fuera a casa antes. ¡Acabo de hacer el camino para venir! Pero no cambiaría la educación y la formación que recibí por nada. Ojalá todos los pequeños pudieran tener la misma infancia. Era un equilibrio perfecto«. Explicó Jan Oblak.