La joya tiene nuevo equipo: Paulo Dybala se queda en Italia

El argentino Paulo Dybala ya tiene un principio de acuerdo para quedarse en un club de Italia. Todo es cuestión de horas.

Por Ricardo Vega G.
Paulo Dybala

El argentino Paulo Dybala ya tiene una oferta más concreta en el fútbol de la Serie A. El futbolista dejó la Juventus de Turín a final de la temporada anterior por no poder llegar a un acuerdo con la directiva por su salario. Esto hizo que al final la despedida fuera muy emotiva y le desearon lo mejor al futbolista en su futuro como jugador profesional.

Tras sonar para el Real Madrid Club de Fútbol, París Saint-Germain Football Club, entre otros equipos en Europa, parece que el argentino ya tiene equipo. El extremo ya regresó a Italia y no precisamente a Turín, donde vivió la mayoría de los años gloriosos de su carrera. Esto se debe a que el argentino recibió el llamado del portugués José Mourinho.

Con esto, Paulo Dybala sería nuevo futbolista de la AS Roma por los próximos años. El jugador argentino tendría un salario de 3 millones de euros al año y tan solo falta que se haga los exámenes médicos, como también firme el contrato. Los términos personales ya habrían sido acordados y solo faltan los respectivos chequeos para hacerlo realidad.

José Mourinho quiere armar un equipo de ensueño para poder pelear por la Serie A de Italia. Esto es algo que se le ha hecho lejano a la Roma desde hace muchos años. El futbolista ya está en la capital de ese país y se presume que en las próximas horas todo quedará listo. Su buen pie y sus destellos técnicos en la Roma podrían valer su presencia en el Mundial de Qatar 2022.

Paulo Dybala también sonó en otros clubes

El argentino sonó para llegar al Inter de Milán o el mismo AC Milán de ese país. No obstante, el salario que estaba pidiendo el jugador es demasiado elevado y los clubes finalmente dijeron que así no sería posible. Pese a todo esto, el jugador esperó una mejor oferta y nunca llegó, pero de esa manera la Roma sacó ventaja de todo y sería su nuevo club.